fbpx Saltar al contenido

Curso de Inglés a domicilio | Pros y Contras

¿Alguna vez has pensado que sería mejor contratar un profesor a domicilio para recibir clases particulares de inglés?

Aquí te dejamos los aspectos positivos y negativos de esta práctica. Hoy en día, muchos se decantan por la opción o más barata, o más eficiente o más flexible dependiendo de sus necesidades, pero realmente el único que tomará la decisión más acertada serás tú…porque cada cabeza es un mundo y no hay respuestas correctas o incorrectas. Solo estilos de vida.

ASPECTOS POSITIVOS (PROS)

Flexibilidad – Las clases a domicilio se hacen donde y cuando tú quieras. Existen personas que son muy reservadas en cuanto a su propio hogar como sitio ideal para recibir clases, ya sea por un tema de seguridad o porque simplemente no se sienten cómodas recibiendo personas desconocidas en casa (además que siempre hay que limpiar… ¿y quién tiene tiempo para eso hoy en día?). Para ello, los profesores a domicilio tienen claro (y no se toman a mal) el impartir clases en un café, en el lobby de un hotel, en una sala de estudios, en un parque, etc.

El profesor estará abierto a tu propuesta sobre cantidades de horas o duración de las lecciones por semana, o por mes, e inclusive te dirá cuántas clases son necesarias para que alcances tus objetivos.

NOTA: Recuerda igualmente, que, si las clases se imparten en un café, cada uno paga su bebida

Personalización – Las clases a domicilio brindan la ventaja de que, el profesor, basándose en su amplia experiencia y conocimiento, en vez de seguir un programa rígido (como lo haría con las clases grupales), puede y debe detectar los fallos que tienes en el idioma, sobre todo a nivel gramatical (porque de allí parten todos los problemas y dificultades del aprendizaje) y podrá “personalizar” la clase y adaptar el programa a tus necesidades más inmediatas y a tu propio ritmo. Una vez que se haya aclarado y limpiado todo el caos y desastre mental, entonces el profesor se guiará por su programa preferido. En cambio, si no tienes conocimiento alguno sobre el inglés y prefieres clases personalizadas a domicilio, es que fijo te da vergüenza estudiar en grupo y ya cuando estés en un nivel “decente” (de acuerdo con tu criterio), entonces tomarás la decisión de estudiar en grupo. NOTA: Si estás en clases personalizadas, aprovecha y pregunta lo más que puedas, hasta que el profesor te odie y no quiera enseñarte más. ¡Para eso estamos!

Atención focalizada – Con un profesor particular, no hay vía de escape o excusa que valga. Durante sus horas de clases, estarás literalmente “obligado” a concentrarte en los temas y ejercicios impartidos. Sobre todo, porque tendrás siempre los ojos del profesor “clavados” en tu libreta, tablet, ordenador portátil o en el sitio donde estés haciendo tus anotaciones y para muchas personas, esa presión, es el único modo de lograr la concentración máxima y, por tanto, lograr un aprendizaje más veloz y eficiente. De modo que, si eres una persona que se distrae con facilidad, mejor toma en cuenta las clases a domicilio ya que son una excelente forma de aprender inglés sin interrupciones de otros compañeros, concentrándote al máximo y obteniendo el mayor rendimiento. NOTA: Si el profesor te está haciendo estudiar mucho, aplica la técnica de “voy al baño” y ¡no vuelvas jamás! O al menos hasta la próxima clase…

Interrupción – Las clases a domicilio tienen como ventaja indiscutible el poder interrumpirlas en caso de alguna necesidad personal o simplemente si queremos irnos de vacaciones y no perder el hilo evolutivo. Siempre que el profesor esté de acuerdo, puedes inclusive cancelar la clase el mismo día si tienes algún imprevisto de última hora y recuperarla en otro momento sin necesidad de quedarte atrás con el programa. Sin embargo, se recomienda siempre hacer al menos dos (2) lecciones por semana (cómo mínimo) y no interrumpir el estudio del inglés por más de dos (2) semanas consecutivas. Sería una pena olvidar todo lo aprendido y no seguir avanzando. NOTA: Si eres fiestero, nunca pero nunca estudies inglés por la mañana. Asociarás el idioma como el culpable de no hacerte dormir y lo odiarás para siempreJ.

ASPECTOS NEGATIVOS (CONTRAS)

Fluidez – Donde cabe uno, caben dos; y donde caben dos, caben tres; y así sucesivamente. Varias cabezas piensan más que una; así que el problema que representan las clases a domicilio y particulares es que la hora de entablar una conversación, si solamente hablamos con una persona, pues es eso…hablaremos con una sola. Nos limitaremos únicamente a sus opiniones, vivencias, experiencias, tabúes, modas y tendencias. Y para que la conversación se anime y sea dinámica,

siempre es mejor que al menos dos o tres personas más se unan a la actividad. Sin mencionar la importancia de que cuando otro está hablando, podemos identificar errores, escuchar su pronunciación y descubrir palabras nuevas cada segundo que pasa. Ello, en definitiva, ayuda a adquirir mayor fluidez en menos tiempo, gracias a la práctica constante conversacional.

NOTA: Ruega por que tengas un profesor con una vida más que interesante que contar. Yo no tuve tanta suerte.

Expresiones coloquiales – Si normalmente con un profesor a domicilio aprendes coloquialismos, fijo que hablando en grupo aprenderás más expresiones aún. Siempre hay alguna persona del grupo que pregunta cosas imposibles. Y dentro de esa lista de cosas imposibles, están las expresiones coloquiales. En cada situación, alguien querrá aportar su experiencia o vivencia y obviamente querrá utilizar el lenguaje cotidiano. Y esta es la mejor ocasión para aprender cómo se dice “caen cuatro gotas”, o “entre cielo y tierra no hay nada oculto” o “sabe más el diablo por viejo que por diablo”, etc. NOTA: las groserías o malas palabras, también se enseñan. Shhhh. No se lo digas a nadieJ.

Pronunciación – Las clases en grupo son perfectas para recordar constantemente los distintos sonidos que componen los fonemas del inglés (recordar los 44 fonemas del inglés es complicado), por lo que, si hay más personas durante la lección, se hablará más, se practicará más y por tanto (siempre que el profesor sea consecuente en la corrección constante de los errores), se pronunciará mejor. NOTA: siempre hay alguien que se equivoca en lo mismo y no lo pronuncia bien. Y seguramente tú te burlas. Pues, tu también te equivocas. ¿Y para qué mentirte? También se burlarán de ti. Incluyendo el profesorJ.

Dinamismo – Salvo que el profesor a domicilio sea increíblemente simpático, interesante, que hable mucho, que esté a la moda, etc. las clases particulares tienden a no ser tan dinámicas como las clases en grupo. Si el inglés te parece aburrido, te aconsejo que entres en lecciones grupales. Allí aprenderás igualmente y las horas se pasarán muy rápido. El profesor debe ser el responsable de mantener un buen ritmo, que los alumnos no se distraigan fácilmente y, sobre todo, debe saber mantener la atención de todos.

NOTA: hay personas raras en el mundo. Alguna caerá en tu grupo y deberás estudiar con el/ella durante todo el curso. ¡Suerte!